domingo, 7 de septiembre de 2008

Cinemateca




El Paseo de la Fama de Los Angeles, en peligro.
Pues sí. Por falta de dinero, precisamente, lo que parece mentira. Cuando cumple 50 años la famosa acera del Paseo de la Fama, desde la esquina de Hollywood Bulevar con Haighland, ha planteado una necesaria restauración, que costaría casi cuatro millones y medio de dólares.
La labor se presenta complicada, aunque los responsables municipales y el Hollywood Historic Trust, encargado de gestionar la acera y elegir las estrellas que "entrarán en la Fama", se han propuesto recaudar el dinero como sea. La conservación corresponde al Ayuntamiento, como la de cualquier calle. Pero no tiene dinero para hacer la reparación, en la que habría que colocar terrazo, como el de ahora, y no asfalto, que sería lo más práctico.
Tampoco las estrellas allí inmortalizadas ayudan mucho. Desde que se eligió al primer famoso "con estrella", Preston Foster, protagonista de "Ley y orden" (1953) con Ronald Reagan, el Trust encargado de su gestión ha recibido cientos de demandas judiciales interpuestas por algunos de los famosos que no quieren pagar la cuota exigida para mantener su estrella en el Paseo. La cuota actual es de 25.000 $, que cubre los gastos de la instalación y su mantenimiento.
Hay más de 1.500 estrellas en las aceras de la Avenida que parte de la esquina con Hollywood Bulevar. Y entre ellas las de Rita Hayword, Dolores del Río, Joan Collins, Burt Lancaster,James Stewart, Zsa Zsa Gabor, Marilyn Monroe, Tom Cruise, Michael Jackson, Gloria Stefan y todo aquel actor que en cada momento estuviese en el podium de la fama. Y muchas de sus estrellas de piedra están deterioradas, agrietadas o medio ocultas por obras y cambios en la avenida. Los diseñadores han reconocido su error al elegir las estrellas de color negro, ya que este color absorbe más el calor y dilata la piedra o la encoge según la temperatura, lo que facilita su rotura. Ahora están pensando en instalar asfalto con más grosor para hacer más resistente el pavimento al calor y al frío y enterrar en él las famosas estrellas de granito.
El tiempo nos dirá si el popular Paseo de la Fama de Los Angeles llegará a cumplir sus 60 años de vida o acabará convertido en otra de las anécdotas enterradas en la ya de por sí extraña historia de Hollywood.

2 comentarios:

amor es libertad dijo...

está claro: para estas cosas el blanco es mejor

un abrazo

Meg dijo...

Sobre todo sobre el negro del alquitrán.