domingo, 28 de marzo de 2010

DE VEZ EN CUANDO UN POEMA

...O DOS.  PARA LOS NIÑOS...


PAISAJE

La tarde equivocada
se vistió de frío.
Detrás de los cristales
turbios, todos los niños
ven convertirse en pájaros
un árbol amarillo.

La tarde está tendida 
a lo largo del río,
y un rubor de manzana
tiembla en los tejadillos.

(Federico García Lorca)
---------------------------------

TRAJE MÍO

¡Traje mío, traje mío,
nunca te podré vestir,
que al mar no me dejan ir!

Nunca me verás, ciudad,
con mi traje marinero. 
Guardado está en el ropero
ni me lodejan probar.
Mi madre me lo ha encerrado
para que no vaya a la mar.

(Rafael Alberti)


10 comentarios:

FRAN dijo...

Sentir las palabras,
liberar los sentimientos,
plasmarlos en bellos versos
para que podamos los mortales
disfrutar de ellos.

Un saludo.

mariajesusparadela dijo...

Dos grandes...hoy quedaba ahí perfecto las "nanas de la cebolla", o cualquier otro de ese grande que, precisamente hoy...

ANRAFERA dijo...

Preciosos poemas, los que has seleccionado para su exposición de estos grandísimos poetas. Muchas gracias y que tengas un Feliz Domingo de Ramos. Cordiales saludos.

meg dijo...

Son versos sencillos de los que además se pueden retener en la memoria. Felioza domingo de ramos, Fran.

meg dijo...

María Jesús, Tienes razón, pero quedan días en la semana. Lo tengo previsto. Pero este Domingo de Ramos prefería publicar esos poemitas para niños, a los que también hay que hacerles leer. Y mejor algo alegre para ellos. Las nanas no la entienden todavía los menores de 10 años.

Feliz semana santa y graciaspor tu visita.

meg dijo...

Gracias Ramón. Ya has visto que son sencillos y para niños. De vez encuando insertaré algunos como éstos para que los padres se los reciten a sus hijos, y empiecen a oir poesía desde niños. Un feliz domingo de Ramos para tí también y un beso en este día espléndido de primavera aquí en Madrid.

Felix Casanova Briceño dijo...

Meg...

Gracias por estos bellos retazos de Lorca y Alberti, dos grandes entre los grandes, que me gustan no sabes como. Que hermosura lo que escribían. Aunque se fueron, siempre estarán con nosotros sus letras...

Un beso

Agustin dijo...

JE JE
Que curioso MEG, hoy que yo recordaba en mi entrada mi fechuria con los zapatos aparece tu entrada con los trajes de niños...
Simpaticos poemas.
Un abrazo

meg dijo...

Félix, es verdad que fueron dos grandes poetas (Alberti hasta que se politizó, en mi opinión, luego...). Pero ahí está su obra magistral para que no los olvidemos y, sobre todo, para deleitarnos con ella. Feliz Semana Santa.

meg dijo...

Agustín, a veces se dan estas coincidencias graciosas, que parecen empáticas. Pobres zapatos asados y, sobre todo, qué lástima tu madre, a la que asaste su ilusión y sus ahorros. Son anécdotas de la infancia que nunca se olvidan, amigo. Unbeso y feliz semana santa.