miércoles, 31 de marzo de 2010

RECOMENDAMOS



"PURA ANARQUÍA"

Woody Allen.-  Tusquets

Una delicia de libro para estos días de vacaciones, envuelto en la ironía más absurda del director de cine. Un libro que transporta al mundo de la metáfora, del absurdo, de la ironía y que cose el humor con la trascendencia sin que se vean las puntadas. Y acomoda a nuestra vida cotidiana el gran lenguaje científico o gastronómico o profesional.

Valgan unos ejemplos: En "Sam, le has puesto demasiado aroma al pantalón" cuenta las peripecias de un hombre que decide hacerse un traje en uno de los mejores sastres londinenses, que ha conseguido tejidos que huelen al aroma que quieras, que llevan conductores que te cargan el móvil o son antidepresivos. La angustia del cliente para elegir acaba llevándole a Barney's, el más antiguo y clásico sastre de Londres.

En "Qué paladar tienes muñeca" se muestra una sala Sotheby's que subasta foie del Perigord, un trozo de tarta que perteneció a los Windsor, o trufas. Y la trama envuelve a un detective encargado de encontrar la trufa más cara del mundo robada por gourmets rusos.

En "Gloria, aleluya, adjudicada" nos encontramos con un extravagante pastor anglicano que subasta  oraciones a medida.

En "Peligro, caída de magnates" relata la ascensión como magnate de Hollywood de un actor de segunda fila, y su posterior caída por culpa de sus caprichos. Valga aquí un fragmento de un diálogo entre un guionista y un productor: "Bestia ignorante, se suponía que era MI película.- ¿Qué más da?. Apenas hemos cambiado unas frases.- ¿Unas frases y el violinista ciego es ahora de las fuerzas especiales de la Armada?.- Eso le da un poco de vidilla...Por cierto olvídate de Mozart, la banda sonora será de rock.."

   En uno de los relatos hay un matrimonio de alta sociedad que acaba debajo de un puente porque en la guardería más prestigiosa han rechazado a su hijo, destrozándole el futuro en la alta sociedad que le acaba rechazando.  En otro, un juicio en Hollywood, en el que los personajes de Disney se ven obligados a declarar contra un productor de la casa, yque tiene relaciones con los dibujos de otras productoras. 

Pero para mí, el mejor de todos es aquel en que inserta las grandes teorías cósmicas en la vida cotidiana de un oficinista. En "Tirar demasiado de la cuerda" hay párrafos geniales: "Como el universo está en expansión tardé más de lo normal en encontrar mi bata"..Mi jefe me aseguró que me descontaría el tiempo de retraso del sueldo, que, en comparación con la velocidad de la luz, es muy pequeño..."Se lo dije al jefe, pero me dijo que yo pasaba por alto que el tiempo y el espacio eran lo mismo y juró que, si la situacion cambiaba, me subiría el salario. Lo bueno de que el espacio sea lo mismo que el tiempo es que si viajas a los confines de la galaxia, durante más de 3000 años, cuando vuelvas tus amigos se habrán muerto pero tú no necesitarás Bótox"... Tras intentar al final ligar con una señorita, "al parecer alcancé una especie de fisión, porque de pronto me encontré en el suelo con un morado en el ojo del tamaño de una supernova...La física puede explicarlo todo menos el sexo. Por eso le dije a mi mujer que el cardenal se debía a que el universo no se hallaba en expansión, sino que se contraía y yo no estuve atento."

Lo dicho una delicia para sonreir y pasar un buen momento, con situaciones sicodélicas y absurdas que acaban enganchándote. Y dejas de añorar sus guiones más geniales como "Annie Hall" "Manhattan" o "La ultima noche de Boris Gruschenko" o "Todo lo que quiso saber sobre el sexo"... Cuando Allen escribe, no deja indiferente  a nadie. A este loco genial se le odia o se le ama.

8 comentarios:

FRAN dijo...

La verdad es que no he leído ningún libro de el, pero sus películas si que las he visto y por lo que comentas escribe igual que dirige e interpreta, como uno de esos peculiares genios que haciendo uso del humor, mejor dicho su propio humor llegan a profundizar bastante en temas mas serios...lo que consigue es lo que todo autor quiere, como ya has dicho : "no deja a nadie indiferente".
Un saludo.

meg dijo...

Pues no, Fran. No deja indiferente a nadie.O se le ama o se le odia. Yo lo amo y me hacen reir a carcajadas algunas de sus ocurrencias...La de la conversacion con el jefe es sublime,. Y la de la mujer también. En fin, que lo disfrutes. Besos.

mariajesusparadela dijo...

Magnífico humor el suyo.

meg dijo...

Pues sí, Mª Jesús. Yo soy una forofa de Allen. Pero hay muchos que lo odian. A mí su humor me hace reir a carcajadas.

Un saludoy feliz semana.

Miguel Angel dijo...

Es verdad que no deja indiferente a nadie, yo soy un forofo peliculero de este genio, cosa que en casa no comparten, todo lo contrario me hacen comentarios nada agradables. Pero a mí me sigue gustando...

Un beso

verofarfallarosa dijo...

me gusto tu blogger =)
http://loqueescribosobreti.blogspot.com/

meg dijo...

Miguel Angel, si eres tan forofo como yo, te reirás a placer con este libro. No te lo pierdas. Unbeso y feliz fin de semana.

meg dijo...

Gracias Vero. Ahora iré a visitarte. Un saludo.