miércoles, 23 de junio de 2010

SAL O PIMIENTA



EL PITORREO DE LAS CADENAS DE TV

     Después de la Segunda Guerra Mundial, las sociedades norteamericana y europeas entraron en una época de restricciones y crisis que  duró al menos una década. En Europa,. el cine se volvió realista, retratando fielmente una sociedad gris y desposeída.  Estados Unidos, en cambio, prefirió reflejar en el cine espejismos envueltos en lujo, que distraían al espectador soñando por unas horas con lo que no tenía: lujo, "glamour", belleza, sofisticación...

   Pues bien, en España parece que las cadenas de TV han decidido, al estilo de los EEUU de los 50, ignorar la crisis y ofrecer a sus espectadores lujo y sofisticación por doquier.  Proliferan últimamente programas que enseñan al televidente casas de verdadero lujo, a millon el metro cuadrado. Programa que ya sido clonado en una cadena rival. O dejan moverse libremente ante la cámara a mujeres millonarias, dedicadas a su quehacer cotidiano de comprar en tiendas de lujo, viajar y organizar cenas lujosas para otros millonarios aficionados al caviar y al champagne Mumm... En otra cadena dedican un espacio del programa de tarde a enseñar a la espectadora a comprar  en tiendas de lujo y a vestirse con ropa carísima y encontrar caprichos inalcanzables.  Otra cadena de las que yo llamo minoritarias ha entregado un espacio al pijo millonario Josemi, para que se explaye con sus gustos, sus viajes de lujo, sus manías de millonario caprichoso y sus consejos sobre cómo vestir un smoking...

   Bien es sabido que aquí la originalidad es sinónimo de plagio. Cuando una cadena programa un espacio diferente, las otras cadenas  inmediatamente incluyen en sus parrillas programas similares si no calcados. Pero que esta idea de difundir el lujo, el dinero, la sofisticación, el descaro de los desahogados, económicamente hablando, la hayan asumido  casi todas las cadenas, parece inaudito. Y ofensivo. Porque si las TV españolas querían ofrecer a sus espectadores  "glamour" y  lujo para hacerles olvidar su crisis, como en EEUU a mediados del siglo pasado, el tiro les ha salido por la culata. Que filmen series  interesantes llenas de glamour. No es lo mismo contar una historia ficticia con personajes ficticios envueltos en  lujo y sofisticación, que presentar al espectador la existencia real de descarados millonarios que muestran sus excesos sin pudor a una sociedad cada vez más empobrecida... Y el ciudadano normal acaba repudiando a semejantes especímenes y programas...

   A mí estos espacios me parecen, sencillamente, un pitorreo para el espectador, que hace números infinitos para llegar a fin de mes, está en el paro o en la cuerda floja de un empleo mileurista que se ha asentado ya en la sociedad laboral española y que apenas le da para pagar una hipoteca y, además, comer y vestirse. Por supuesto vestirse en las tiendas de barrio, no en las  de Christian Dior. Y al que le traen sin cuidado esas señoras millonarias y las casas inalcanzables en que viven..

   Vamos, más que un pitorreo, me parece una putada con muy mala leche para el espectador... Y perdón por la palabrota.



   

10 comentarios:

Felix Casanova dijo...

Hola Meg...

Bienvenida de nuevo y decirte que no puedo estar más de acuerdo contigo. Con los tiempos que corren no se como les da por cachondearse del espectador que, como bien dices, no llega a fin de mes, con ostentosas series cargadas de glamour, dinero y joyas. A eso lo llamo yo nula sensibilidad, lo llamo periodismo basura.

Un besote

meg dijo...

Ya ves, Felix, que estamos de acuerdo. Es que me parece tan ofensivo... que no he podido callarme. Gracias y un beso.

FRAN dijo...

Lo mejor es apagar directamente la caja tonta y emplear ese tiempo en algo más provechoso, como leer un buen libro, escuchar la radio y como no leer buenos blogs como este, que llaman a las cosas por su nombre.
Un saludo.

oscar dijo...

La TV hace mucho que se pitorrean del publico, y no ven que internet les gana terreno

MARIN dijo...

Creo que el mejor consejo es el que ha dado Fran... apagar la caja tonta. Pero te voy a ser sincero Meg, a mi estos programas me la traen al pairo. Y me explico. La persona que siempre ha sabido cual es su sitio, sigue sabiendo cual es su sitio y sabe que por mas que te pongan en estas TV absurdas y malas a ricachones/as pavoneandose por ahí en sus ferraris y sus garitos de lujo, esto nunca estará a su alcance. Por esó a mi estas cosas no me afectan. Con mi mujer, mi casa y mi perro soy tanto o mas feliz que cualquier chufla de estos que salen en la caja tonta.
Prefiero pasar mis momentos con gente como vosotros en los blogs, compartiendo y expresando mis opiniones que no ver a estos alfayates gastandose un dineral en bobadas que a otros les solucionaria la vida.
Un saludo y enhorabuena por el post Meg.

ANRAFERA dijo...

...hace tiempo que la TV perdió mucho crédito, gracias a estos insoportables ¿programas?. Buen artículo, meg. Saludos

meg dijo...

Fran estoyde acuerdo contigo. Pero al "pueblo" que admite como "su" princesa a la Esteban, no le des libros que no saben lo que és. (Si hasta el marido de la Mnez. Bordiú, el del Racing, reconoció "¡que no había leído un libro gordo en su vida!). Y ésos sí se sientan ante el TV a ver lo que le echen. Eso es lo que me indigna. Y gente como tú y yo o muchos amigos de la blogosfera que hacen lo mismo que nosotros, somos una minoría.

Gracias. Un beso

meg dijo...

Oscar, sí están al tanto. ¿No ves que todas han abierto sus páginas, donde te llenan espacios y espacios con su basura.?. Bueno, besos.

meg dijo...

Marín, totalmente de acuerdo contigo. Mi felicidad es similar: estar con mi pareja, leer un buen libro, ver una buena pelicula, charlar con mi hija de mil cosas, chatear con mi hijo al que siento más cerca desde su lejanía, entrar en vuestras casitas blogosféricas, enviar emails a los amigos...

O pasear viendo escaparates y entrando en las librerías (a donde tengo que entrar con la cartera bastante flaca porque soy un peligro.) Placeres que he recuperado desde que me prejubilaron.

Y gracias a todas estas cosas soy feliz. Un besazo.

meg dijo...

Ramon,m desgraciadamente tienes razón. Pero es que esta basura aumenta y eso es lo alarmante. En fin, creo que alguna vez los mirones de la caja tonta entrew en razon y se cansen de lo mismo siempre.

Un beso.