sábado, 12 de junio de 2010

SE HACE CAMINO AL ANDAR




DE PAMPLONA  A PUENTELARREYNA,
ENTRE BRUJAS Y LEYENDAS

       Cuando el peregrino sale de Pamplona lo hace atravesando el escenario de la batalla de Carlomagno contra el rey moro Aigolando, donde dicen las crónicas que "murieron ciento mil moros".

   Es posible que el caminante sensible a fuerzas inexplicables, haya sentido en los montes navarros la presencia del Marimunduko, una fuerza sobrenatural que no tiene forma, que nadie conoce y que sólo pueden ver los elegidos. Es una luz, una lengua de fuego, un rayo que atraviesa los caminos rápidamente, siempre en dirección al misterioso Monte Aralar donde se concentran todas las fuerzas telúricas de esta región. Los pocos que dicen haberlo visto pasar, aseguran haber sido invadidos de una plena energía positiva.

      Cerca del Camino, tomando en la carretera de Logroño un desvío a Vitoria, hay tierra de brujas.  Allí está el Dolmen de Sorginetxe o Casa de la Bruja, donde dicen que persiste una energía  mágica. Y dicen que por estos pagos puede uno encontrarse de repente con algún jentillak, el duendecillo de los bosques navarros  que cocina en los troncos huecos de los árboles secos. Por eso a estos troncos se les llama en Navarra  jentillak sukaldea o cocina de los geniecillos...
     Desde Pamplona el Camino cruza el Portal de Taconera y se dirige a Astraín, "estrella " en vasco, elemento que se repite en muchos lugares a lo largo de la ruta jacobea. No en vano, el escudo de la villa se compone de tres estrellas rojas y brillantes. Desde aquí, el Camino se suaviza y conduce así hasta Puentelarreyna, donde se juntan los peregrinos que llegan de Somport con los que bajan de Roncesvalles


    A la izquierda del camino hay que visitar la iglesia de Santa María de Eunate, una iglesia de irregular planta octogonal, con el claustro por fuera y rostros monstruosos de atlantes tallados en sus canecillos. En el centro de la Iglesia, colocados bajo el vértice de su cúpula, se reciben todas las energías del lugar, especialmente cargado. (Foto: trivago.es)

    Sobre Eunate existe otra leyenda: en su interior se descubrieron varios enterramientos, entre ellos el de una dama cuya identidad se ignora, que fue enterrada con la cabeza introducida en el hueco tallado de una piedra. Por eso el templo, fue denominado durante siglos "la capilla funeraria" de Eunate. Nadie ha podido averiguar la identidad de los allí sepultados. (Foto:adiezarnal.com)

  Para llegar a Eunate hay que atravesar  Cizur, que fue encomienda de la orden de San Juan de Jerusalén en el siglo XII, cuando existía allí un gran Hospital de Peregrinos, del que hoy no queda nada. Pero sí quedan las leyendas en torno a al famoso obispo Turpín, protagonista del Códex, que, dicen, se reunió aquí con Carlomagno, antes de la batalla contra Aigolando.. A continuación se atraviesa Zariquiegui, donde puede observarse un tosco crismón en la portada de la iglesia de San Andres. A la salida del pueblo, la Fuente de la Reniega ofrece agua al peregrino ignorante de que, según la leyenda, el demonio les espera allí para hacerles renegar de su fe... (Foto:claustro.com)


   Y, al fin, el Caminante cruza el puente secular de adoquines brillantes, reservado exclusivamente para paso de los peregrinos, y entra en Puentelarreyna, la antigua Ponte Arga o Ponte Regina, en memoria de quien ordenó su construcción en el siglo XI, doña Mayor, esposa del rey Sancho el Mayor.  En 1090 ya consta la ubicación en esta villa de una colonia de francos, pero fueron Alfonso I el Batallador y García IV quienes impulsaron el asentamiento en torno al puente. Don García puso la ciudad en manos de los Templarios en 1142,  y su comendador Fray Grison se comprometió a acoger a los peregrinos gratuitamente. (Foto:pampelune.com)

   Se sabe del asentamiento del Temple. Pero no se sabe el misterio que rodea al Cristo crucificado de la Iglesia del Crucifijo, en inexplicable postura sobre un tronco de árbol sin desbastar, con forma de pata de oca, es decir de Y con un madero en el vértice central que prolonga el mástil a modo de tridente.  El Cristo está clavado con los brazos hacia arriba y no en paralelo al cuerpo. Nadie sabe la razón de esta talla del siglo XIV de estilo germánico, pero sí se adivinan mensajes crípticos en ella, en una época en que cualquier interpretación libre de los sagrado era considerada herejía y merecedora de hoguera. Debemos, no obstante, recordar que la pata de oca, la Y con tercer brazo en medio, era el símbolo de las hermandades de canteros creadas por el Temple en la Baja Edad Media. Pero los canteros trabajaban la piedra, no la madera ni tallaban imágenes ni adoptaron nunca el estilo germánico.  ¿Qué misterio guarda, pues, esta imagen o qué mensaje quisieron dejar los "freires" templarios?...

    El peregrino también debe orar en la Iglesia de Santiago, del siglo XII, que guarda una hermosa talla en madera de Santiago Peregrino y, en un altar lateral, la imagen policromada de la Virgen del Puy o del Pájaro-chory.  Según una vieja leyenda, esta imagen estaba colocada en una hornacina del puente. En las fiestas marianas, llegaba volando hasta ella un chori, pájaro en vascuence, que limpiaba la estatua  con su pico ante el asombro de los testigos. En 1843 la imagen, deteriorada por la intemperie, fue trasladada al interior del templo donde hoy continúia. Desde entonces, nadie volvió a ver al pájaro-chori por estos pagos ni a escuchar su canto... (Foto:oficina.e.telefonica.net)

   El Caminante puede descansar tranquilo, antes de cubrir su próxima etapa entre reyes y hechos milagrosos con luces extrañas...


6 comentarios:

Felix Casanova dijo...

Meg...

Jo, menuda lección de leyendas y esoterismo que me acabas de descubrir sobre el camino de Santiago, Meg. Yo creo mucho en los temas heterodoxos como los que abordas en este post, y por eso me ha gustado muchísimo. Genial repaso y excelentemente documentado. Feliz fin de semana, superreportera¡

Un besote

ANRAFERA dijo...

Interesantísima entrada. Me ha gustado mucho y recreado. Gracias, meg. Feliz semana. Saludos

María dijo...

Leer entradas como esta me recuerdan a cuando hice el Camino hace 11 años.

Robert A. Larrainzar dijo...

Viva Navarra, jaja. Un saludo desde Pamplona, Meg. Besotes.

lidia dijo...

bueno,historia,un paseo,interesantísimo!
un abrazo
lidia-la escriba

meg dijo...

Félix, yo también creo en esa magia de la vida. Existe sin duda alguna, aunque algunos no quieran reconocerlo. Un beso.

Ramon, me alegro de que te guste mi entrada. Pero es que, afortunadamente, a tí te gustan todas mis entradas. Eres un amigo incondicional. Un beso

María, yo lo hice hace 12 años y todavía recuerdo cosas mégicas que me ocurrieron. Un beso.

Robert, ¡es que a tí tenía que llegarte al corazón!. ;)).
Por cierto he echado de menos tus historias y a nuestro cocinero en esta obligada ausencia. Un beso.

Querida Escriba, me alegro de que te haya gustado. Así conoces detallitos de España que no conocemos habitualmente.Un besazo.