miércoles, 7 de julio de 2010

CINEMATECA



" LA SOLUCIÓN FINAL"



 
Una película brutal que disecciona el odio nazi hacia los judíos. Es la búsqueda de una forma de muerte, de una forma de matar barata y rápida. Sobre todo barata. Es la búsqueda de "la solución final" al "problema" de la existencia de los judíos y otras razas denigrantes para la raza aria.

El 20 de enero de 1942, quince hombres se reunieron en una parte de Alemania para decidir el destino de la población judía. Noventa minutos duró aquella reunión en la que se decidió y cerró la "Solución Final" que Hitler reclamaba a sus lugartenientes para acabar con el problema de los judíos. Los razonamientos, las propuestas y las ideas de cada uno de los personajes presentes irán perfilando la crueldad del régimen y su frialdad total ante el sufrimiento ajeno. Adolf Eichmann hizo 30 copias del acta de la reunión que, tras la caída de Hitler, desaparecieron. Todas menos una: el Protocolo de Wannsee, que apareció en el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reich. Gracias a este documento se conocieron, tras su descodificación, los maníacos y obsesivos planes de Hitler contra toda una raza.

   La película, adaptada de un guión de teatro, estremece, duele, revuelve y asombra. Se conocían muchos detalles de los planes nazis de exterminio y de las barbaridades de los campos de concentración. Pero ¿cómo se llegó a la decisión de gasear a todos los prisioneros?... En la conspiración de Wannsee. De hecho el título original de esta película del 2001 es "Conspiracy"... El guión de Loring Madel no deja resquicio alguno y cierra perfectamente una historia escrita para el teatro, que transcurre en una sola habitación y en su antesala, entre 15 hombres sin piedad. La interpretación de Branagh como el frío e insensible coronel Heydrich y la de Tucci como el maquinador y complejo personaje de Eichmann, son impecables. Igual que la del entonces poco conocido Firth, que encarna al doctor Roland Freisler, el genio de la investigación médica del régimen.

Al final te quedas con el mal sabor de boca de saber que la muerte tiene precio y que hay quien buscó el método más barato y brutal para miles de personas, después de examinar las otras opciones, a cual más cruel... El hombre es un lobo para el hombre... (Hobbes dixit)


   Os dejo un fragmento de los variados debates de la película sobre la forma de expulsar a los judios:






6 comentarios:

Laube dijo...

Vi la peli y realmente pone la piel de gallina. Y me costó mucho verla porque suelo meterme mucho en la piel de los personajes y estos argumentos hieren muchísimo mi sensibilidad. Te parecerá una tontería, pero sufro horrores con estas cosas.
Un besoteeeeeeeeee

meg dijo...

Laura, no me extraña nada. Yo también soy de las qaue lloran en las películas y no me avergüenza decirlo.

Pero lo cierto es que este flime resulta cuando menos perturbador .

Un beso

oscar dijo...

yo no a he visto... pero tiene que ser muy dura!

meg dijo...

Lo es, Oscar. Sobre todo te sacude interiornente: porque no hay violencia, ni escenas escabrosas ni gaseamientos ninada de eso. Solamente es la palabra la que transmite la maldad del ser humano en medio de la mas absoluta complicidad. Te provocauna rebelion pero no sabes contra qué...

Besos y gracias por visitarme

ANRAFERA dijo...

No he visto ésta película. Has hecho una buena exposicion. Tomo nota e intentaré verla...pese a su dureza. Siempre aprenderemos algo, sobre todo a que hechos como ése queden por siempre extinguidos. Feliz Miercoles. Saludos

meg dijo...

RAMON, DE ESO SE TRATA: DE QUE NO VUELVAN A OCURRIR HECHOS COMO ÉSTOS. PERO LA MALDAD DEL HOBRE SIEMPRE ESTÁ ESCONDIDA EN LO MÁS PROFUNDO. NUNCA SE SABE.

Gracias por tu visita y un beso.