viernes, 3 de agosto de 2007

No os recomiendo

Una película: SHREK III

Esto es lo que pasa cuando se quiere estirar una historia que no da más de sí. La historia del ogro horrible con un corazón de oro y su entorno cenagoso y guarro y su comportamiento asqueroso, impactó totalmente. Era la película anti-Disney, antisistema sobre todo. Las escenas en que los edulcorados personajes de cuento se comportan como auténticos villanos fue genial. El personaje de "Shrek" se inmortalizó como lo políticamente incorrecto, lo socialmente inaceptable. Alargar la historia en una segunda parte, donde tuvieron que crear personajes nuevos, como el Gato con botas, para justificarla, no fue un acierto pero la novedosa presencia del gato hizo pasable la película.

Pero en esta tercera parte, no hay más personajes para llenar. El del joven rey Arturo se desdibuja en medio de la historia, que empieza cuando el rey, el padre de Fiona, está a punto de morir y le confía a Shrek el trono, advirtiéndole que si no quiere la corona hay un segundo heredero: el joven Arturo, que vive en Camelot. Fiona se queda en palacio embarazada y Shrek parte en busca de Arturo para que le libere del peso del trono. El viaje se le amarga viéndose a sí mismo como padre. Entretanto, en Palacio el principe Encantador da un golpe de estado, encierra a Fiona en las mazmorras de donde escapará con sus damas de honor y se enfrentará a los golpistas, en plan "Angeles de Charlie", mientras regresa Shrek con Arturo, que después de muchas dudas acaba aceptando la corona.

El viaje del orgo se hace interminable. Los diálogos entre el burro y el gato son trillados. Y al final, Arturo se hace antipático y sus argumentos para no aceptar el trono y los contrargumentos del ogro resultan demasiado largos. Las situaciones están forzadas y el espectador espera siempre un golpe de efecto, realmente cómico, que nunca se produce. Ni siquiera la aparición de Shrek y Fiona vestidos de forma versallesca causa risa. Así que no perdáis el tiempo salvo que tengáis niños pequeños y no sepáis qué hacer con ellos una tarde de verano. Si no se da este caso, ahórrate el dinero y dedica tu tiempo a otra cosa.

2 comentarios:

Patxo dijo...

Pues a mí me hizo cierta gracia. La verdad es que le tengo cierta simpatía al ogro y cualquier película con él me divierte. Pero es cierto que es la peor de las tres.

Marinela dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con la crítica. Es infumable.