miércoles, 30 de julio de 2008

Sal o pimienta


Recuerdos que curan


Hay veces que el mero hecho de volver al pasado nos quita la irritación o el desconcierto que vivimos momentáneamente. Por eso, de vez en cuando, conviene que nos preguntamos si nos acordamos de muchas cosas de nuestra infancia y adolescencia. Por Internet corren numerosas preguntas, y unas nos hacen mella y otras no, según el lugar o el país donde nos hemos educado. De todos modos, conviene que nos detengamos en nuestros viejos errores y vicios... Por eso, hemos recordado sin obstáculos que

*...uno de los mejores deportes eran las canicas o, en su defecto, las chapas de refresco con las caras de los ciclistas en competición ( ¡ay Timoner y Bahamontes!) para ver cuál llegaba primero empujada con el dedo corazón...

*... las designaciones importantes se tomaban con un "pito, pito, gorgorito"... y el que era tocado asumía la responsabilidad...

*... se podía detener una situación injusta o equivocada con un "no vale" y luego se discutía por qué no valía...

*... los errores muchas veces se enmendaban con un "empezamos otra vez" y se empezaba sin protestas...

*... una de las aventuras más "peligrosas" era provocar que tu amigo empùjase con todas sus fuerzas tu columpio para subir hasta el cielo...

* ... uno de los peores castigos con los que nos enmendábamos era escribir cien veces "no debo...".

*... tener 'mucho' dinero significaba que tenías para helados o para una bolsa de chuches para invitar después del cine...

*... hacer una construcción de arena en la playa nos llevaba toda la tarde hasta que podíamos bañarnos...

*... para salvar a los amigos en los juegos bastaba con una palmada en la espalda o colocarte junto a él...

* ... para descubrir tus habilidades sólo bastaba con un "¿a qué no haces esto?"... Y casi nadie lo hacía.

* ... no había nada más prohibido que jugar con fuego... salvo en los campamentos...

*... que la frase "tonto el último" nos hacía correr como posesos...

* ... ser ladrón, policía, vaquero o indio eran de lo más divertido en los recreos y tardes de asueto. Lo más de lo más, era ser ladrón o indio...

* ... las pistolas de agua eran el arma más poderosa jamás inventada.

*... una de las mayores desilusiones era no ser elegido para el equipo deportivo o cultural del cole...

* ... los hermanos mayores eran un tormento, pero también eran una protección de lujo contra los más chulos.

*... "¡Guerra!" era sólo un grito que significaba arrojar al contrario globos de agua, tizas o bolas de papel y pintura...

* ... la leche con galletas nos sabían a gloria cuando no teníamos bollycaos...

*... la responsabilidad y la alegría del momento en que prescindíamos de las dos ruedas pequeñas de la bici, que nos convertía en "mayores"...

*... el negocio que alcanzábamos cambiando los diez cromos repes por el valioso cromo que buscábamos hacía tiempo...

*... tu victoria al conseguir cruzar saltando la comba...

* ... sentarnos ante el TV con el bocadillo de la merienda para ver "Barrio Sésamo" antes de hacer los deberes...

*... abrir la boca de admiración recordando a Superman o a Flash Gordon, mientras tú te ponías el baby de capa para volver a casa intentando volar por la calle...

*... la felicidad de conseguir uno de los bocadillos 'originales' del momento para merendar: bocata de mejillones en escabeche, de boquerones en vinagre o de anchoas con tomate y queso...

* ... y la alegría de disponer constantemente de un balón de fútbol, una comba y una tabla de tres en raya, porque eso significaba que no cabía el aburrimiento...

* ... Y el no va más del lujo del entretenimiento eran el Monopoly, el Scalextric y el tren eléctrico (con el que jugaban nuestros padres más que nosotros)...

*... y, finalmente, reírnos al recordar series de TV que nos hicieron llorar, como "Marco", "Heidi" , "Verano azul", "Hombre rico, hombre pobre"...

Recordar todo esto nos hace felices. Si lo añoramos, es que aún nos queda algo del niño que fuimos. No lo dejemos morir. Y alimentemos todos estos recuerdos en el fondo de la memoria , para que que nos sirvan de alimento moral...

3 comentarios:

Varis dijo...

Me ha encantado este post... yo aún uso lo de "¿a que no haces esto?" :)

Meg dijo...

Y yo todavía pongo morros para decir "no vale"...

Jokin dijo...

¡Chapas!
Y no sólo la vuelta ciclista, sino que menudos mundiales de fútbol nos hemos echado con once chapas, un garbanzo y unas porterías hechas con un tetra-brik :D

El bocadillo de mejillones era una cena estupenda. La reina de las meriendas era el bocadillo de chocolate :P