viernes, 22 de agosto de 2008

De vez en cuando una copla


A tu vera

A tu vera,
siempre a la verita tuya
hasta que de pena muera.
Que no mirase tus ojos,
que no rondase tu puerta,
que no subiese de noche
los tramos de tu escalera.
A tu vera,
siempre a la verita tuya
hasta que de pena muera.
Mira que dicen y dicen,
mira que la tarde aquella...
mira que si fue y si vino
de su casa a la alameda.
Y así, mirando y mirando,
así empezó mi ceguera.

A tu vera,
siempre a la verita tuya
hasta que de pena muera
Ya pueden clavar puñales,
ya pueden cruzar tijeras,
ya pueden cubrir de sal
los ladrillos de tu puerta.

Ayer, hoy, mañana y siempre,

a tu vera.

siempre a la verita tuya
hasta el día que me muera.

("Pena y alegría del amor".- Rafael de León).

1 comentarios:

amor y libertad dijo...

me encanta esa canción