martes, 9 de septiembre de 2008

Cinemateca



Una película: "VIAJE A DARJEELING".-

Dir.: Wes Anderson .- Ints.: Adrian Brody, Owen Wilson, Jason Schwartzman, Angelica Huston, Bill Murray.

Una película para perder el tiempo. Algunos críticos la han calificado como la peor de Wes Anderson. Otros, la califican como la más emotiva y brillante comedia de este director. A nosotros nos aburrió soberanamente y a la media hora dejó de interesarnos la aventura hacia Darjeeling.
En resumen, es el azaroso viaje de tres hermanos que no se hablaban y que se reunen tras la muerte de su padre. Los tres añoran sentirse alguna vez parte de una familia, que nunca fueron, y deciden viajar a la India en busca de su madre, que los abandonó hace tiempo y se recluyó en un monasterio budista en Darjeeling. Y aquí todo empieza a ser sicodélico, falsamente vanguardista e infumable. Los tres, Owen Wilson, Adrian Brody y Jason Schwartzman, deciden el viaje en tren a través de la India, como un peregrinaje espiritual. El viaje no sale como estaba previsto y se convierte en un un cúmulo de discusiones, rencores ocultos y acusaciones mutuas entre los hermanos en una narración irritante, llena de palabrería incesante, sosa y de ámbito limitado. Algo que no es habitual en Anderson, que en "The Royal Tenenbaums" sabe crear una variedad de personajes que le permiten muchas más posibilidades narrativas.
O sea, "Viaje a Darjeeling"es, en definitiva, la narración de tres actores que pasan el rato en un territorio extraño y sorprendente como es la India, y que se ven obligados a recorrer unos ratos en tren y otros andando. Y en este peregrinar, Anderson intenta dejar de manifiesto el absurdo de algunos de nuestros comportamientos, cuando se producen fuera de nuestro entorno habitual. Intenta hacerlo en un estilo modernista y pop, pero se le escapa de las manos. Y lamentablemente ni Brody, ni Wilson ni Schwartzman se lo acaban creyendo. Ni siquiera la breve aparición de Angélica Huston salva el producto. El ritmo narrativo y la (poca) acción acaban aburriendo y a la media hora dejan de interesar porque ni siquiera los personajes (que seguramente fueron diseñados para un humor irónico y emotivo) atraen el interés.

2 comentarios:

amor es libertad dijo...

el cine de gente discutiendo y haciéndose sufrir me aburre

bs

Meg dijo...

Es que, además, las discusiones son banales y se sobreponen unas sobre otras y al cabo pierdes el interés por ellas.