lunes, 8 de junio de 2009

Sal o pimienta


Día de resaca...

Pero ¿qué os creíais?. ¿Que los ciudadanos somos tontos?. ¿Qué no nos dábamos cuenta del juego de mentiras, zafiedades e insultos de esta campaña electoral, la más lamentable de la democracia española?...

Menos de la mitad de electores han ido a v otar. Es lo que os merecéis. Imaginamos lo que pasaría en España si ocurriera lo mismo que en la novela de Saramago, cuando los ciudadanos se confabulan para votar todos en blanco. Seguramente, aquí se provocaría una lucha abierta por el poder dictatorial, que no representaría en absoluto al pueblo soberano pero que a los politicos les traería sin cuidado....

Es lo menos que os merecéis después de la falta de cultura que habéis propagado a los cuatro vientos. El cacao mental de la Ministra de Igualdad asegurando que hay seres vivos y seres vivos humanos para definir un feto, que posiblemente, según la Aido, en sus primeros meses de gestación puede ser un mono o un ficus...

Es lo menos que os merecéis después de tantas mentiras para rebajar al contrario. De acusaciones de rebajas de pensiones y de comportamientos nazis cuando en España lo menos que hay es, precisamente, adeptos a esta filosofía (comparando con otros paises europeos). De insultos directos en mítines barriobajeros coreados por los mamporreros del partido que se enardecen en cuanto su lider grita una frase.

Es lo menos que os mereceis cuando, en lugar de explicar proyectos europeos, os dedicais a ensalzar hasta niveles planetarios a vuestros líderes. Es lo que os mereceis cuando os habeis presentado vacíos de programa y de proyectos, ignorando los graves problemas que tiene ante sí una comunidad internacionalde más de 500 millones de habitantes. Cuando seguís sin explicarnos cómo va a afectar a España la reforma definitiva de la politica agraria común, o los problemas que puede causar el ingreso de Turquía, o cómo va a encarar España el problema de los fondos estructurales o cuánto nos va a costar la proyectada reforma de la política de pesca...

Es lo que os mereceis cuando quereis presumir de progres dividiendo la amplia cultura española en varias culturas, como reinos de taifas intelectuales o mentales. Es seguir dividiendo para vencer de forma rastrera. O cuando os lanzáis el problema de las distintas lenguas como venablos envenenados.

Es lo que os mereceis cuando dedicáis la campaña a asuntos nimios, que nada tienen que ver con Europa, para distraer la atención del ciudadano y de paso resaltar el anacronismo y la falta de austeridad en el contrario. Es lo que os mereceis cuando el ciudadano de a pie que tiene que votar para componer el parlamento europeo, a ciegas y sin conocer la importancia de estar sentado en aquel foro porque nadie se lo ha explicado, en vez de desviar su atención hacia el uso de un avión o hacia asuntos judiciales que nada tienen que ver con Europa.

Es lo que os mereceis cuando se conoce el sueldo del que vais a vivir a partir de ahora, en plena crisis, con familias enteras en el paro y con el subsidio de desempleo establecido en mil euros máximo, el mismo salario que cobrarán los trabajadores que han sido tocados por la gracia de un puesto de trabajo. Y cuando se sabe que un escaño en esta asamblea par muchos es un retiro de lujo, una jubilación de oro, un trabajo sin esfuerzos, un empleo con poca tarea y mucha compensación económica, una ocasión para hacer turismo gratis de vez en cuando...

Es lo menos que os merecéis cuando ignorais lo que es la oratoria, la gramática y la sintaxis en unos discursos que deberían ser un ejemplo para los hispanohablantes. Es lo que os mereceis cuando ignoráis al pueblo que os ha de dar su voto, que se avergüenza viendo como os propiciais palos y garrotazos como aquellos españoles enterrados hasta sus rodillas en los cuadros de Goya.

Así más de la mitad de los ciudadanos a los que habéis ignorado tan descaradamente han preferido dedicar el domingo a otros asuntos más relajantes que el de acudir a las urnas a depositar un voto que, en ocasiones, resulta inútil....Por cierto, ¿habrá tránsfugas también en el parlamento europeo?...

Ese 46% es lo que os mereceis...

Los españoles no somos tontos, aunque aguantemos carros y carretas...

2 comentarios:

Palmiro dijo...

Querida bloguera: En este día después yo no soy tan pesimista como tú, aun reconociendo que hay motivos para el desánimo. Para empezar la alta abstención no ha sido mayor que la que se dio en las últimas elecciones europeas. En realidad, en estas citas electorales son muchos los ciudadanos que se toman descanso. Por otra parte, la participación está por encima de la media europea. Aun así, coincido contigo en que la campaña electoral ha sido bochornosa, sobre todo por lo que toca a los dos grandes partidos, que son los que más se dejan ver.
Los resultados me parecen lógicos. Hubiera sido extraño que una política errática, oportunista y deslavazada como la de Zapatero hubiese tenido el refrendo en las urnas. La victoria del PP, que no es desmesurada, pero seguramente sí suficiente para mantener el aliento en la carrera, viene a unirse a lo que es un mapa europeo marcadamente conservador.
En mi opinión, la principal singularidad es UPyD, el partido de Rosa Díez, que no sólo se ha confirmado, sino que ha tenido 150.000 votos más, llegando casi al medio millón, teniendo además en cuenta la alta abstención. Además se ha convertido en la tercera fuerza política, por delante de IU, nada menos que en 32 capitales de provincia, incluida Madrid, donde se han acercado al 7 por ciento de sufragios. Creo que el fenómeno UPyD merece un estudio.

Meg dijo...

Efectivamente, el caso de UPyD es algo sorprendente. Sobre todo cuando no le han dejado hacer campaña regular, ni lo han incluido en los debates de los partidos minoritarios y hasta le han prohibido mítines en la calle. Con todo y con eso, un escaño en Bruselas. Es poco, no va a ninguna parte con un solo ewscaños, pero ve subir su electorado.
En las generales, UPyD dará una sorpresa mayor de la prevista.

Pero en el resto del articulo me reafirmo. Campaña bochornosa de unos y de otros. Mentiras, nimiedades, carencia de programa, ocultación de lo importante y seguramente, preparación bajo cuerda de las acciones a llevar a cabo contra la crisis en cuanto han pasado las elecciones. Ojo al dinero invertido en las cajas de ahorro, por ejemplo. Y a los planes de pensiones...

Habría tanto que hablar de toda esta bochornosa política.