miércoles, 2 de junio de 2010

DE VEZ ENCUANDO UN POEMA

CABALLERO DE OTOÑO

Viene, se sienta entre nosotros, 
y nadie sabe quién será,
ni por qué cuando dice nubes
nos llenamos de eternidad.

Nos habla con palabras graves
y se desprenden al hablar 
de su cabeza secas hojas
que en el viento vienen y van.

Jugamos con su barba fría.
Nos deja frutos. Torna a andar
con pasos lentos y seguros
como si no tuviera edad.

Él se despide . ¡Adiós!. Nosotros
sentimos ganas de llorar.


(José Hierro.- Premio Cervantes y Premio Principe de Asturias de las Letras)

(Dibujo superior: laislainfinita.com)

8 comentarios:

madroca dijo...

Preciosos versos en honor ese gran escritor.
Un saludo

Laube dijo...

Me ha puetso la piel de gallina!. Genial, como siempre, José Hierro.
Un besote

ANRAFERA dijo...

Excelente, meg, la elección de este procioso poema de José HIERRO. Saludos.

lidia dijo...

buen poema! inteligente...
un abrazo
lidia-la escriba

meg dijo...

Gracias MiguelAngel. Efectivamente fue un gran escrfitor. Un beso

meg dijo...

Laura, es la sensibilidad de estos versos lo que nos hace ver más allá del otoño. Un beso

meg dijo...

Gracias Ramón. Creo que te gusta Hierro tanto como a mí. Un besote.

meg dijo...

Lidia, gracias. Nadie mejor que tú para valorarlo. Un beso