jueves, 19 de mayo de 2011

CINEMATECA



"EL PIANISTA"

Dir.: Roman Polansky.-  Inte.:  Adrian Brody, Thoma  Krestchman,  Mauree Lipman, Ed Stopard, Frank Finley.

   Vaya  por delante que esta película  consiguió 3  Oscar (entre ellos los de Mejor Director  y Mejor Actor para Brody), la Palma de Oro del Festival de  Venecia, Premio David  de Donatello italiano a la mejor película extranjera, y un Goya  español a la mejor película extranjera.

   Pero que no nos cieguen los premios obtenidos.  La historia gira en torno a un pianista polaco de origen judío, que vive con su familia en el ghetto de Varsovia. Cuando en 1939   entraron los alemanes en Polonia, logró salvar la vida gracias a unos amigos  filonazis, pero tendrá que vivir escondido el resto de sus días, mientras termine la guerra, enfrentándose a toda clase de trabajos forzados y constantes peligros para sobrevivir .
   Polansky logra  retratar  fielmente el ghetto de Varsovia y el hacinamiento lento y progresivo de judíos por  órdenes de los alemanes. El  director  polaco, dado que Spielberg ya  había dicho la última palabra sobre el holocausto,  intenta reflejar  la dramática antesala de los campos de exterminio  nazis en una primera parte estupendamente narrada. La segunda parte decae salvo al final donde se plasma en un bellísimo plano la figura del  pianista ante las ruinas del ghetto donde había vivido y, minutos después, su sentida tocata al piano ante el fornido alemán que le habia descubierto en su escondite, y que le pide que toque algo para demostrar que era pianista. Al final sobrevivirá por los alimentos que le proporcionará el desencantado oficial aleman que sabe perdida la guerra, con los rusos a la entrada de Berlin...

   Hay que destacar que el papel de Adrian Brody está bordado, pero tengo mis dudas de que el protagonista fuera tan pasota y tranquilo como el que se presenta en la película, tanto en su ambiente de trabajo como en el familiar. Si Polansky  retrata su infancia en esta película, no lo debió de pasar tan mal como sus  compatriotas en los campos de exterminio...

    De todos modos, quien quiera comprobar lo que fue el nazismo en Polonia, debe ver esta película , siempre que tenga tragaderas suficientes para aguantar 150 minutos de crudas escenas y tristezas varias...



2 comentarios:

Elisa dijo...

Qué película Emilia!
Ambas somos cinéfilas parece.
Te mando un abrazo y que pases un hermoso fin de semana
Elisa

meg dijo...

Pues a la vista está, Elisa. Me alegro de que la hayas visto porque así entenderás lo que he querido decir en mi reseña. Un abrazo y feliz domingo.