miércoles, 4 de julio de 2007

Os recomiendo

Una película: "Eva al desnudo" - Joseph. L. Mankiewicz

Una joya del cine de los años 50: 6 Oscar y una vieja historia del Hollywood 'dorado': La famosísima actriz Margo Channing (Bette Davis), soberbia en lo alto de la cima y déspota para quienes le rodean, asiste a la entrega de un famoso premio teatral, concedido a la ganadora más joven de su historia, Eva Harrington. En una mesa del gran salón están sentados la famosa Margo y sus amigos además del crítico Adisson de Witt, el narrador en off de la historia. A partir de esta escena, De Witt hace un flash back para recordar cómo se ha llegado a este momento. La jovencísima Eva Harrigton (Anne Baxter) apareció un día en el teatro donde actuaba la famosa Channing declarándole su admiración. Los amigos de la intérprete se enternecen y convencen a Margo para que la contrate como secretaria personal. Eva acabará dominando el entorno de la actriz, su vida y su futuro utilizando argucias y embustes. Llega a chantajear a los amigos de la actriz para suplantarla sobre el escenario. Desde ese momento, Margo acelera su descenso a los infiernos sin poder evitar la zancadilla de Eva. Al final, cuando Eva Harrington regresa a casa con su trofeo, encuentra ante su puerta a una chica dormida (Barbara Bates): es una admiradora suya que quiere conocerla y trabajar para ella aunque sea gratis. La historia se repite...

La película está trufada de momentos inovidables. Una fiesta en casa de Margo Channing, donde ella se da cuenta de la impostura de Eva. Es la primera escena en que aparece brevemente Marilyn Monroe. Y es el momento en que la furia de Margo se desata con su famosa frase: "Abrochénse los cinturones que esta noche va a haber tormenta". Inmejorable actuación de Bette Davis, en su mejor papel, y de Georges Sanders en el del cínico e influyente crítico De Witt, que le valió un Oscar.

La Davis fue contratada de rebote. El papel de Margo Channing iba a interpretarlo Claudette Colbert, pero se rompió una pierna antes de empezar el rodaje. La película tuvo seis Oscar: película, director, guión, actor secundario (Georges Sanders), vestuario (de Edith Head y Lemaire, nada menos) y sonido. Imperdonable para un cinéfilo no conocerla.

1 comentarios:

Excalibur dijo...

Soy un forofo de la Davis. Estoy descubriendo todas sus películas. Pero no he llegado a ésta. Así que me la apunto para que sea la próxima.