jueves, 25 de octubre de 2007

Sal o pimienta

Casi todo está en los genes

O eso, al menos, dicen muchos científicos. Diversos estudios hechos en universidades como las de Columbia, en Nueva York, la de Oxford, el Hospital Saint Thomas de Londres o la universidad Hebrea de Jerusalén, entre otras, quieren demostrar que casi todo, incluso los sentimientos, se encuentra en distintos genes que llevamos en nuestro ADN.

Por ejemplo la atracción y las emociones fuertes se generan en el gen neurolD2. Lo mismo ocurre, por el comportamiento de diferentes genes, con la fidelidad conyugal, los picores (en el gen GRPR), las adicciones (que por esta razón van a resultar cosa de familia), las convicciones políticas, la agresividad (en un 50%, porque también existen otras causas que la provocan), la percepción del olor corporal (si olemos mal o bien la culpa es del gen OR7D4), la generosidad (está en el cromosoma 11) y el gusto por lo azul o el rosa, según seas niño o niña...

Los científicos se han empeñado en darnos a conocer resultados que poco o nada nos importan y, sobre todo, en quitarnos absolutamente todos los sueños y la magia de la vida. Hasta el enamoramiento se debe a la fenil-latilamina y no al corazón, como creíamos. Por cierto, los mismos científicos han descubierto que la fenil esa la tiene el chocolate. Por eso los enamorados regalan bombones... O sea, que todo, todo, tiene una explicación científica. ¿También la tiene la intuición o el recuerdo?...

1 comentarios:

Marianela dijo...

La verdad es que todo tiene una explicación científica. Incluso lo del túnel de despues de la muerte, que es una reacción final del cerebro. Lo de la magia no existe.